¿Renunciar a mi trabajo, mi posición y mi vocación que tanto me ha costado conseguir “sólo” por ser mamá?

foto blog

 

 

Desde hace un tiempo me vengo dando cuenta que todos los esfuerzos de las mujeres, esas llamadas feministas, por equiparar sus derechos a los del hombre está cada vez más lejos de convertirse en igualdad en vez de cada vez más cerca. ¿Cómo puede ser esto?

Clara es una mujer de 35 años. Licenciada en dirección y gestión de empresas. Estudió fuera de España dos años cuando terminó su formación para aprender idiomas y obtener experiencia. Participó en un proyecto de jóvenes emprendedores que organizaban en su Universidad y ganó. Fue el mejor proyecto de todos los aspirantes. A raíz de ahí la fichó una gran empresa que vio en ella un talento que no había visto nunca en ningún otro candidato. Actualmente lleva 8 años en la empresa, luchando día y noche por sacar a flote los proyectos de la misma y su trabajo se ha visto recompensado. Ahora es directiva y cuenta con un equipo de 30 personas a su cargo.

Ha luchado siempre porque su condición de mujer no le pesara, a pesar de que el mundo de los negocios está formado en un gran porcentaje por hombres. Se ha hecho un hueco entre ellos y ahora es una más. Ahora tiene un puesto como ellos, trabaja como ellos y gana un sueldo como ellos. ¿Qué más su puede pedir, eh?

En su vida personal Clara tiene pareja desde hace 5 años, con el que vive y han formado una pequeña familia junto a su perra Bonna. Desde hace unos meses el “run run” de la maternidad no deja de atormentarla. Tiene 35 años y quiere tener un hijo pero… ¿qué pasa con su trabajo?

Lo de ausentarse 4 meses de baja material ya le parece un disparate si no quiere que su reputación laboral merme en un mundo competitivo “de hombres”, los cuales no tienen ese problema porque “la que se embaraza” son sus mujeres. Aunque 4 meses no son tanto, dejar a un pequeño bebé tan pequeño en la guardería ya le parece una locura. ¿Realmente quiero ser madre para dejar a mi bebé en la guardería a las 7:30 de la mañana y no verlo hasta las 20:00 de la noche?; pero, no puedo renunciar a mi trabajo, mi posición y mi vocación que tanto me ha costado conseguir “sólo” por ser mamá

Su madre, su suegra y su amiga le recomiendan parar, acogerse a una reducción de jornada o incluso una excedencia para hacer las labores propias de ser mamá. No es de buena madre anteponer tu carrera profesional a tu maternidad, o eso dicen.

¿Qué debería de hacer Clara?

Actualmente las mujeres tienen que estar formadas (54.3% universitarias), emprender y trabajar para conseguir una buena posición social-laboral, pero cuentan con algo que NO tienen que gestionar los hombres. Tienen que lograr ser madres sin que te echen del trabajo, sin que pierdas tu categoría profesional y lo más importante, sin perder a tu pareja y sin ser una mala madre a ojos de la sociedad (especialmente madres y suegras).

Ahora, con la falsa igualdad que vivimos, las mujeres tenemos una asfixiante doble función en la vida, la que ejercían antaño los hombres más la que han ejercido toda la vida las mujeres.

#ConciliaciónYA

 

 

** Foto de Pixabay

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s