No te engañes mujer, el año próximo tu suegra seguirá regalándote sartenes para Navidad

Suegra

Comenzamos nuevo año siempre igual. Nuevos propósitos (o los mismos que no cumplimos el año pasado), nuevas metas e ilusiones etc. Pero cuando llega el 7 de Enero y se acaban las vacaciones, te das cuenta que la vida sigue igual. Que si no fuiste hace dos semanas al gym, vas a seguir sin ir esta y que si tu vida se basa en sobrevivir a la jornada laboral entre semana y disfrutar lo que te de tiempo el fin de semana, este año, muy probablemente va a seguir igual.

La vida es así y la sociedad sigue siendo lo que era antes de ayer. Pero nos encanta autoengañarnos un poquito.

Lo mismo pasa con la familia, los amigos y la cultura en general. Hoy mismo me ha comentado una amiga que su suegra le ha regalado para Reyes unos paños de cocina. Es lo que hay. Los micromachismos los llevamos intrínsecos en nuestra cultura y no va a cambiar desde ayer 31 de Diciembre a hoy 1 de Enero, por mucho que hayamos cambiado de año y creamos, falsamente, que evolucionamos.

Recientemente vivo confundida con esto del machismo, el feminismo y la “falsa” igualdad. Hay una generación de mi edad, jóvenes treintañeros que dicen no ser machistas, que en casa trabajan los dos y que las tareas las hacen entre los dos y yo creo que eso que comentan realmente se lo creen, vamos que están convencidos…yo asiento y miro para otro lado.

NOS AUTOENGAÑAMOS.

Actualmente hay una nueva vertiente de machistas, que si me apuras es casi que peor que antaño. Tengo la referencia de un conocido cuyo padres le habían ayudado a pagarse la hipoteca de un piso de segunda mano y llevaba con su novia toda la vida, bastante más joven que el por cierto y que cuando el ya trabaja, ella aún estaba estudiando. Digo esto para “justificar” el porqué ella no aportaba económicamente en esa casa.

Ahora están felizmente casados y tienen dos niños pequeños y ellos (los dos) han decidido que ella renunciaría a su desarrollo profesional por quedarse en casa cuidando de sus hijos. Él trabaja hasta las 13:00 y el resto del día tiene una esposa que le lava la ropa, le prepara la comida y procura que los pequeños no hagan mucho ruido para que su papá pueda echarse la siesta. Vaya, una chacha 24 horas! Pero eso no es todo. La casa conyugal sigue estando a nombre de él porque según argumenta “hasta que ella no abone el 50% del valor de esa vivienda no le pertenece, aquí los dos somos iguales”

JA! Iguales para lo que le conviene. “Hoy en día hay que trabajar los dos y aportar económicamente, que después nos separamos y qué?” Los años que ella ha dedicado de su vida personal y profesional al cuidado de los niños, la limpieza, la comida, etc añadido al hándicap que supone un curriculum vacío de experiencia, eso no vale nada.

Sacando mi lado más machista, se me viene a la cabeza los matrimonios de mis padres y de mis tíos desde hace 20 o 30 años. Generalmente ellas renunciaban a su vida profesional y personal para el cuidado de sus hijos, pero su marido bien que se ocupaba de que a su familia no le faltara nada y por supuesto, los bienes eran comunes de los dos.

Con todo esto quiero decir que, da igual cuantos años más pasen, cuánto de evolucionados nos creamos, pensemos que el machismo ya no existe, que la igualdad está aquí y que esas cosas de antiguamente ya no pasan, que al final, para la Navidad del 2016, tu suegra seguirá regalándote paños de cocina como regalo de reyes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s